cuestion de formas

Cuidando las formas

No es la primera vez que desde aquí hablamos de la desconfianza existente entre la ciudadanía y el sistema político. Existe una creciente lejanía entre las personas y los líderes políticos que, una vez más y con motivo del Debate Sobre el Estado de la Nación, se ha vuelto a manifestar.

Y ya no se trata sólo de una cuestión ideológica, ni siquiera de corrupción o de falta de transparencia: ahora es un tema de formas.

Mientras la sociedad civil crea redes de apoyo entre personas y consolida nuevas fórmulas que favorecen el sentir de comunidad y el respeto, los políticos se enfrentan a cara de perro.

A pie de calle se piden modales para fomentar la convivencia entre todos. En Valladolid, por ejemplo, un bar ha colocado un cartel donde los precios del café varían en función de la educación con la que se pide. En Quart, Girona, existen otras señales para pedir a los usuarios del carril bici que se saluden al pasar. Jordi Arau, su impulsor, dice que así aumentará la cordialidad entre la comunidad formada por los ciclistas, los deportistas y amantes de la naturaleza.

En cambio, todo un presidente de gobierno llama “patético” al líder de la oposición y añade “no vuelva usted por aquí a hacer o decir nada”. Se trata de un comentario, entre otros muchos, que pone en evidencia una falta de respeto, y prepotencia hacia el resto.

Al mismo tiempo, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados da ejemplo sobre cómo presidir la sesión más importante del año en la cámara baja. Así, mientras los estudiantes tienen prohibido utilizar tablets o smartphones en las aulas, la vicepresidenta se entretiene jugando al Candy Crush en el debate sobre el estado de la nación.

Algunos medios han convertido, incluso, esta anécdota en una metáfora que escenifica el poco interés, incluso el aburrimiento, que genera entre nuestra clase política la situación del país. Es una nueva muestra de cómo se sitúan en una burbuja de cristal ajena a los problemas de su gente.

Parece que, una vez más, las personas anónimas estamos dando una lección sobre cómo comportarse a los grandes líderes que rigen el destino de nuestro país. Porque la desconfianza no es sólo cuestión de fondo, sino también de formas. Y todo eso sin comentar el famoso “caloret” de Rita Barberà.

formar de otra manera

Formar de otra manera

La entrada de la imaginación y la proactividad en la enseñanza no se reduce sólo a los primeros ciclos de educación infantil. Al igual que surgen alternativas de cursos, talleres o coaching para adultos en este sentido, también aparece una nueva sensibilidad para fomentar la creatividad en los ciclos medios y secundarios.

En esta línea, son cada vez más los centros que apuestan por modelos educativos en los que los alumnos se preparan para asumir una vida responsable en una sociedad libre, desde la comprensión, el respeto, la tolerancia y la auto-confianza. Todo ello gracias a la utilización de sistemas pedagógicos más progresistas, sin maestros que impogan y con una perspectiva de mayor experimentación.

La mayoría de estos métodos de trabajo alternativos se localizan en centros privados. Se habla, por ejemplo, del Colegio Estudio, basado en la filosofía de la Institución Libre de Enseñanza de despertar la curiosidad del alumno sobre lo que ocurre a su alrededor.

También el método Montessori se enmarca en este acercamiento, potenciando la independencia mental de los niños y su libertad de movimientos y de pensamientos. En este entorno, el profesor es, sobre todo, un guía, un observador que reduce al mínimo sus intervenciones.

El proyecto EBI, por su parte, implementa el denominado Método Lezama. Se trata de un modelo integrador con las personas, basado en la aceptación y respeto de la diversidad y en tratar de sacar lo mejor de cada una, fomentando la autoconfianza y la no-imposición.

Fuera de la enseñanza reglada, los jóvenes también empiezan a buscar alternativas para enriquecer su formación. Son cada vez más los que sienten que el colegio no les aporta las herramientas y habilidades necesarias para afrontar sus problemas e intereses. Algunos tienen la sensación de pasar por una cadena de montaje que no les da pie a potenciar su talento y afrontar los retos de la vida. Con el objetivo de cambiar esta realidad social, la Akademia ofrece un proceso pedagógico basado en la educación emocional. Así, los jóvenes entre 16 y 22 años pueden plantearse sus propias preguntas. La Akademia cuenta con la colaboración de más de 350 voluntarios comprometidos en democratizar la sabiduría de los jóvenes, lo que le permite ofrecer sus cursos de manera gratuita en 15 ciudades españolas.

Se dice que otra forma de aprender es posible. Es una nueva educación basada en la igualdad, la autonomía personal, la tolerancia, la curiosidad y la experimentación.

Y es que es necesario aprender a aprender, pero también aprender a enseñar.

Algunos, como César Bona, un maestro de Zaragoza, ya lo están aplicando. Se ha convertido en el único español entre los finalistas al Global Teacher Prize, considerado poco menos que el “Nobel” de la enseñanza. Bona opina que cada vez más “la gente va a ver que no es una locura trabajar los valores, la empatía, la sensibilidad y las emociones”.

vox prima doble

Educar de otra manera

Entramos en una era en la que, cada vez más, se potencia el talento individual. Así, surgen ofertas de coaching, cursos o talleres para poder enriquecer a las personas a través del descubrimiento de la propia creatividad.

Los niños están construyendo hoy las sociedades del futuro. Por eso, este nuevo fenómeno debería quedar todavía más patente en el mundo infantil. La conciencia sobre la necesidad de reformar el sistema educativo, fomentando la imaginación y la experimentación, se va instalando poco a poco entre expertos y profesionales.

Ken Robinson, experto mundial y autor de “El Elemento”, habla de cómo la obligación de memorizar y de retener conocimientos desanima al aprendizaje y genera aburrimiento y conformismo, además de matar a la imaginación.

No somos todavía Suecia, donde nacen nuevos conceptos de escuelas sin clases, ni paredes, ni pupitres sino basados en escenarios temáticos, pero ya desde la educación reglada, y también desde las actividades extraescolares empieza, por fin, a haber unos tímidos intentos de replanteamiento.

Para los más pequeños, están surgiendo con fuerza los centros de crianza compartida. Sólo en Cataluña ya son casi un centenar. Todos comparten una misma filosofía: dejar que el niño se desarrolle libremente en su etapa preescolar (hasta los 6 años) sin programa prefijado y con la participación de los padres.

También aparecen las propuestas de escuelas no directivas y libres. Allí, los niños aprenden según sus necesidades. La Xauxa Xica de Molins de Rei es un referente en este sentido, ya que basa el aprendizaje en la propia experimentación de los niños, mientras un educador observa y propone nuevas actividades.

Además, están creciendo en nuestro país los centros asociados a la metodología y pedagogía Waldorf. Se trata de un método de origen alemán que busca motivar a los niños desde el juego libre y la creatividad, trabajando mucho desde las actividades manuales. Como los anteriores, se basa también en la implicación de los padres, por eso estas escuelas suelen crearse a partir de cooperativas de padres y profesores.

Otra alternativa propone el bosquescuela o escuela al aire libre. Es una propuesta innovadora para el segundo ciclo de educación infantil, basada en el contacto con la naturaleza, en lugar de clases cerradas. Ya existen algunas en Cataluña, y está previsto inaugurar la primera en la Sierra de Madrid para el curso 2015-2016. Ésta última está apadrinada por la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente que defiende que «Los niños que se educan al aire libre aprenden con modelos que despiertan e impulsan su espíritu emprendedor, tienen mucha empatía, fortalecen su autoestima, desarrollan su creatividad y valoran muchísimo el trabajo en equipo».

En la ciudad, en cambio, algunas escuelas optan por la picto-escritura. Seis escuelas de Ciutat Vella en Barcelona han incorporado esta nueva metodología a su currículum escolar. El objetivo es contribuir a que la creatividad y la capacidad de narración ganen espacio en las clases de primaria. Los niños aprenden conceptos narrativos desde el dibujo y el texto, que les permiten crear historias, personajes y mundos imaginarios. Todo el proceso creativo cuenta con el soporte de escritores y ilustradores del equipo de Vox Prima.

Y es que para los más pequeños, la imaginación y la experimentación no sólo no deben estar nunca reñidas con la educación, sino que además enriquecen y dan sentido al aprendizaje.

hoy-toca-el-museo-del-prado-1

“Tocar” la cultura

La sociedad quiere hoy ser más integradora con los distintos colectivos. Cada vez más entidades, asociaciones o instituciones dan pasos adelante para ser más respetuosos y sensibles.

La cultura se empieza a mostrar especialmente preocupada en este sentido. Como el deporte, el ocio o la arquitectura busca ser accesible para todos. Quiere convertirse en una cultura sin barreras.

Son diversas las iniciativas en este sentido. La biblioteca Mercè Rodoreda de Barcelona ha puesto en marcha un servicio de préstamo y lectura a domicilio. Así personas con problemas de visión o de movilidad reducida pueden acceder a los libros con la colaboración de personas voluntarias.

Existen además otras instituciones culturales que intentan acercarse a personas con discapacidad comunicativa. Museos, teatros y otros intentan cada vez más mejorar su accesibilidad a través de diversos soportes, como la lengua de signos, el subtitulado o el braille.

El MACBA de Barcelona, por ejemplo ,cuenta con el espacio “Toca el arte” donde el visitante puede tocar y reseguir las obras, gracias a láminas táctiles. El teatro Zorrilla de Valladolid se ha convertido en pionero en Castilla y León con su proyecto “cultura sin barreras”. Quieren que sus espectáculos realizados por personas con discapacidad abran las miras de la gente respecto a la flexibilidad, la tolerancia y el respeto.

El MNAC por su parte ha elegido “Miró a oscuras” para hacer la clausura de su exposición “Maniobra de Perejaume”. 5 personas invidentes leen textos de Miró como reflexión hacia “un arte que se pueda tocar”, y a la vez elogio al sentido del tacto que estrecha nuestra relación con el mundo.

Finalmente el Museo del Prado ha puesto en marcha “hoy toca el Prado”. Es la primera exposición destinada a acercar el arte pictórico a personas ciegas. Son 6 imágenes, provenientes de diferentes géneros artísticos, reproducidas en relieve mediante una técnica que aporta textura y volumen a la obra. Es la primera vez que el Museo del Prado está detrás de una iniciativa de este tipo, con la cobertura mediática que esto supone.

Son todas estas iniciativas que no sólo buscan llevar la cultura a grupos de discapacitados, sino también aumentar nuestra sensibilidad y empatía al respecto de su problemática.

Porque la cultura (y no sólo la cultura) debe estar al alcance de todos. Y es necesario fomentar una nueva conciencia en este sentido.

ikea adopcion

¿Comprar?… o… ¿adoptar?

Se extiende cada vez más en nuestra sociedad una mayor sensibilidad hacia el mundo de los animales y sus derechos.

A pesar de ello, todavía muchos siguen considerando a perros y gatos casi como objetos que regalar a los niños por Navidad. Las tiendas de animales se llenan en esa época como si fueran jugueterías. Y algunas de esas mascotas son abandonadas en cuanto dejan de ser cachorros o llega el verano y son un engorro. No podemos obviar que España es el país europeo que más animales abandona: hasta 150.000 acaban cada año en las carreteras. Eso supone unos 400 al día.

Porque un animal no es un objeto: tener una mascota exige una dedicación, una responsabilidad y un compromiso.

A pesar de ello, poco a poco se va produciendo un cambio de mentalidad sobre lo que significa tener una mascota. Y el valor que se le da a esta. Algunos criadores (pocos todavía) directamente ya no venden cachorros en Navidad o como regalo de cumpleaños.

Surgen además algunas voces que tratan de concienciar a la sociedad al respecto. El grupo animalista Alba Kids junto a la FAPAM (Federación de las Asociaciones de la comunidad de Madrid) han aprovechado estas Navidades para lanzar una campaña. Bajo el lema “No Regales Abandono” buscaba frenar esa compra compulsiva y caprichosa que se produce en esa época. Publicaron un spot en youtube que obtuvo más de 40.000 visitas en los 3 primeros días. También hicieron un acción perfomance en Madrid y crearon una web especial sobre el tema.

Otros países demuestran estar mucho más avanzados en el tema. Ikea Singapur, por ejemplo, lanzó una iniciativa para fomentar la adopción de perros abandonados. Dentro de la propia tienda se incluían perros de cartón a tamaño real, con imágenes de perros para cada uno de los espacios propuestos. Una manera de demostrar que tu casa, y los muebles de Ikea, se ven mejor con un perro dentro de ella.

En EE.UU., un hotel de Carolina del Norte da la bienvenida a sus huéspedes en compañía de un perro que se ofrece para ser adoptado. El Aloft Hotel de Asheville es el único hotel que permite adoptar perros y que además lo fomenta.

Todavía falta mucho para que cosas como esa ocurran aquí. De hecho, en muchos hoteles y establecimientos ni siquiera se admite su presencia. Pero de momento parece que la sensibilidad y los comportamientos están empezando a cambiar en este sentido.

Si las cifras dicen que 1 de cada 3 españoles da más importancia a su mascota que a sus amigos, esperemos que eso se demuestre también en su comportamiento hacia ella.

Las propias palabras ya dicen mucho: se compran cosas, se adoptan seres vivos.

#jesuishypocrite

El final de la inocencia.

Los asesinatos a cargo de los terroristas yihadistas en Francia la semana pasada han causado una ola de indignación en todo el planeta.

El hashtag #jesuischarlie ha sido trending topic mundial. Ciudadanos, periodistas y dibujantes han alzado sus voces a favor de la libertad de expresión y contra la violencia.

Todo este sentir popular ha desembocado en una gran manifestación en París. Más de 1 millón de personas acudieron para mostrar su postura en defensa de los derechos individuales de las personas y su solidaridad con los asesinados.

Y ahí estaban también los líderes de más de 50 países. Todos ellos quisieron dejarse ver a la cabeza de esa manifestación y sumarse a la indignación popular.

Pero una vez más una imagen mostró la lejanía que existe hoy entre instituciones, políticos y su pueblo. El diario Le Monde lanzó un tuit durante la manifestación, y creó una controversia que ardió en las redes sociales. Era una foto de la cabecera de la marcha desde otro ángulo. Mostraba una “mini-manifestación selectiva” formada solamente por dignatarios y personalidades políticas.

En ella se observa claramente a unos políticos que no se mezclan con el pueblo. Cuestiones de seguridad, dirán algunos. Lo cierto es que ella sola define por sí sola el enorme alejamiento entre la ciudadanía y sus líderes.

La creciente desconfianza en el sistema se asienta en imágenes como esta. Surgieron a partir de ese momento centenares de mensajes tipo #jesuishypocrite o “los políticos sólo han ido a París a hacerse la foto”.

Las nuevas tecnologías permiten hacer eco de este nuevo sentir. Y es que cada vez son más los que desconfían de este sistema.

El nuevo escenario que ha dejado la crisis ha desplazado a las grandes instituciones. No se trata sólo de la lejanía con el mundo político y los ciudadanos. También otras instituciones sociales, financieras, económicas, etc. hasta ahora respetadas, están siendo cada vez más puestas en duda.

La sociedad civil crea nueves redes de apoyo entre sus ciudadanos: de persona a persona, desde el factor humano. Esta nueva concepción de ciudadanía busca la emancipación del sistema convencional tal y como está estructurado. Por ello pone en marcha partidos alternativos, busca otras opciones de financiación y defiende la autogestión desde las organizaciones de base.

Es el final de la ciudadanía crédula. El final de la inocencia.

casa por el tejado

Smart Áticos

La nueva palabra de moda en el mundo de la gestión de las ciudades es “smart city”. Se trata de un concepto que ya está en boca de todos. Sin, embargo pocos conocen o saben explicar qué supone esta nueva realidad entre los ciudadanos.

La ciudad de Barcelona ha hecho una apuesta clara por el mundo smart.  Para ello destina diferentes recursos de cara a hallar soluciones innovadoras en movilidad, e-administración, medio ambiente, etc.

Pero, sobre todo, es importante trasladar esta apuesta a la ciudadanía. Bajo el paraguas “Barcelona Smart City” se quiere comunicar a los barceloneses la importancia estratégica de todo esto. Una propuesta que tiene mucho que ver con la optimización de la calidad de vida: una ciudad más smart es una ciudad más humana.

Pero no basta con eso. Deben ser también las pequeñas iniciativas privadas las que tiren de este carro. Para los ciudadanos de a pie la mejor manera de experimentar una “smart city” es entrar en contacto directo con ella, a pequeña escala.

Por eso nos ha llamado la atención un pequeño proyecto relacionado con la habitabilidad. La casa por el tejado nació en 2013 y ya tiene a día de hoy 17 obras en ejecución. Trabaja fundamentalmente en Madrid Norte y Barcelona.

Han creado, por ejemplo, el proyecto de “Smart Áticos” para el barrio del Eixample. Diseñan y construyen áticos sobre edificios ya existentes. Su propuesta es completarlos, para aprovechar las infraestructuras y reducir impactos. Así dicen mejorar el paisaje urbano ya que aumentan su diversidad, reducen el calentamiento de las cubiertas, y optimizan el consumo de energía.

Las viviendas son ecológicas y hechas a medida. Utilizan materiales de bajo impacto, que además se idean para aprovechar el agua de lluvia, alojar huertos y compostar residuos. Se trata, además, de obras mínimas en tiempo y complejidad.

Un ejemplo no sólo de las propuestas de las nuevas “smart cities”, sino de una nueva arquitectura que busca aprovechar y optimizar recursos, y es más respetuosa que nunca con su entorno. Hemos pasado de la arquitectura espectáculo a la arquitectura sensible.

consumo navidad

Otro consumo por Navidad.

Las Navidades son un buen momento para poner a prueba nuestra postura consumista.

Es en esta época del año donde derroche y despilfarro se multiplican, a muchos de nosotros nos parece invadir una especie de ansia por comprar mucho y comprar de todo.

Pero poco a poco, una nueva sensibilidad social respecto al consumo se instaura. Para algunos, las cosas están cambiando en este sentido, y la Navidad es un momento clave para poner a prueba este cambio de hábitos.

Diferentes evidencias nos muestran cómo está nueva sensibilidad va calando cada vez más entre nosotros.

Por una parte, se están multiplicando en las redes sociales los mensajes para apoyar a los pequeños comercios, a los artesanos etc. La idea que propagan es que el dinero llegue a las personas comunes y no a las grandes empresas multinacionales.

Y, por otra, algunas multinacionales también se han apuntado a fomentar un consumo más responsable y sobretodo más sensible. Ikea ha presentado “la otra carta”. Esta campaña argumenta que los niños suelen tener demasiados juguetes, pero que lo que realmente quieren es compartir más tiempo con sus padres. Cierra diciendo que “la navidad nos desamuebla la cabeza y nada mejor que el hogar para volverla a amueblar”.

Muchos van incluso más allá y basan su propuesta en la idea de que consumir menos es también vivir mejor. Porque cada vez son más las voces que claman por una sociedad menos consumista y más consciente.

El blog “alterconsumismo“ de El País hace una llamada en este sentido. Esta plataforma defiende el comercio justo y el consumo responsable, ético y por ello propone 11 ideas “alter-consumistas” para regalar y disfrutar en Navidad.

Ofrece alternativas para la comida, como ajustarse a los productos de temporada y acudir a las guías para el consumo sostenible de marisco y de pescado.

También, y especialmente, aporta ideas para los regalos. Para empezar no tienen por qué ser objetos, ni siquiera tienen que ser comprados. Y para los pequeños se pueden también consultar las posibilidades que ofrece La Revista Opcions para la compra consciente de juguetes. Hasta los envoltorios pueden elegirse sobre estos criterios para que sean, por ejemplo, reutilizables.

Son algunas propuestas para salir de la inercia del consumismo desatado al que nos llevan estas fiestas. Muestran pequeños cambios de comportamiento que pueden sentar las bases de un cambio de hábitos durante todo el año. Porque una sociedad más feliz no es necesariamente la que más consume.

 

now poble nou

“Humanos” de Barcelona

Ya hace un cierto tiempo que hablamos del factor humano como concepto que engloba muchos de los nuevos cambios de comportamiento que se están produciendo en la sociedad actual.

Este factor humano se caracterizaba por un nuevo foco en la persona y en su capacidad y potencial individual. Ahora, distintas manifestaciones culturales en la ciudad de Barcelona vuelven a poner el acento en esa “humanidad”.

Ya hace unos meses que se puso en marcha la iniciativa Now Poble Nou. Busca mostrar el espíritu único del barrio del Poble Nou, a la vez que mantiene viva la memoria de sus habitantes.

Su propuesta es colocar al individuo como centro del proyecto, en su singularidad y también en su relación con el territorio. Por eso hace una propuesta de street art a partir de los propios habitantes del barrio: pinta caras de vecinos reales en murales de gran formato.

Pero no es sólo eso. Se presenta como un proyecto no sólo artístico, sino también antropológico. La originalidad del mismo está en hablar de la historias personales y de la relación que tienen con esa comunidad y ese espacio que habitan.

LalalaBarcelona es un proyecto similar, aunque en este caso en formato libro de fotografías. Quiere ser un retrato de Barcelona a través de retratos reales de los barceloneses. Según Enric Mestres, su autor, “la mejor manera de describir una ciudad es a través de su paisaje humano”. El proyecto se añade al moviendo “humans of” liderado por humans of New York.

También el Museu de la Historia de la Immigració de Catalunya se ha apuntado a la idea. “Diàlegs sense fronteres” es una muestra fotográfica del artista Joan Tomàs con la colaboración del proyecto social Mescladís, recientemente inaugurada.

La propuesta ha llenado de fotos de vecinos de Sant Adrià de Besòs las patas de un tramo de la c-31 a su paso por la ciudad. Quiere contar las relaciones entre las distintas personas de orígenes diversos que viven en Sant Adrià. 200 fotos que forran 24 pilares y 20 frisos buscando otra manera de retratar la diversidad cultural que existe en la población.

Parece pues que, en una ciudad que busca situarse en primera línea de las “smart cities”, el foco de atención de muchas de sus expresiones se vincula más a su humanidad (o “human cities”)

La innovación de la tecnología y el retorno al espíritu más tradicional de la convivencia y la comunidad no tienen por que ser incompatibles. Una ciudad más smart debe ser también una ciudad más humana.

 

fruits moches

¿comida fea?

Por reciclaje, en general, entendemos el aprovechamiento de restos y materiales transformándolos en nuevas alternativas. Hoy, la cultura del reciclaje se está extendiendo hacia muchas y diversas esferas.

Por ejemplo, han surgido últimamente con fuerza las iniciativas destinadas al reciclaje de alimentos. En otras palabras, proyectos que buscan luchar contra una sociedad que tira toneladas de comida mientras ve, en el otro extremo, aumentar sus índices de malnutrición.

El despilfarro de alimentos representa un gasto económico y ecológico, y también moral. Por eso crecen los restaurantes que pretenden concienciar a sus comensales sobre este hecho, y sobre la necesidad de pedir con prudencia. Los chef se han convertido en líderes de opinión y aprovechar su visibilidad para esta tema es también una buena idea.

Otros van incluso más allá. Se hacen llamar “activistas de la comida”. El chef Ángel León es el pionero en emplear en su restaurante A Poniente el pescado de descarte. The Daily Table llega a servir entre sus propuestas menús más baratos con ingredientes caducados o a punto de caducar; eso sí, en buen estado.

En Francia, los supermercados Intermarché han puesto en marcha una interesante iniciativa para evitar tirar la comida. Para ello han creado una nueva marca les fruits & légumes moches (traducido las frutas y verduras feas) . Su propuesta es transformar las frutas y las verduras visualmente poco apetecibles en una línea de productos de marca propia de zumos, cremas y sopas. Su línea de comunicación hace énfasis en la necesidad de distinguir la cualidad de “feos” con el hecho de ser perfectamente aptos para el consumo.

Las frutas y las verduras feas tienen ahora cualidades hasta incluso “éticas” y también un precio más competitivo. Este proyecto demuestra una nueva sensibilidad, tanto de la distribución como del propio consumidor hacia este tema.

Es esta misma sensibilidad la que ha llevado a organizar el gran dinar: un almuerzo multitudinario gratuito para concienciar sobre el derroche alimentario. Se trata de una iniciativa pionera en España, inspirada en el movimiento británico feeding the 5000. La primera gran comida preparada íntegramente con alimentos recuperados se celebrará este sábado 22 de noviembre a mediodía en la Plaça dels Àngels de Barcelona con la colaboración de la fundación Alicia.

Otra muestra de que lo feo puede ser también lo más bonito.