Archivos de la categoría flexibilidad

hoy-toca-el-museo-del-prado-1

“Tocar” la cultura

La sociedad quiere hoy ser más integradora con los distintos colectivos. Cada vez más entidades, asociaciones o instituciones dan pasos adelante para ser más respetuosos y sensibles.

La cultura se empieza a mostrar especialmente preocupada en este sentido. Como el deporte, el ocio o la arquitectura busca ser accesible para todos. Quiere convertirse en una cultura sin barreras.

Son diversas las iniciativas en este sentido. La biblioteca Mercè Rodoreda de Barcelona ha puesto en marcha un servicio de préstamo y lectura a domicilio. Así personas con problemas de visión o de movilidad reducida pueden acceder a los libros con la colaboración de personas voluntarias.

Existen además otras instituciones culturales que intentan acercarse a personas con discapacidad comunicativa. Museos, teatros y otros intentan cada vez más mejorar su accesibilidad a través de diversos soportes, como la lengua de signos, el subtitulado o el braille.

El MACBA de Barcelona, por ejemplo ,cuenta con el espacio “Toca el arte” donde el visitante puede tocar y reseguir las obras, gracias a láminas táctiles. El teatro Zorrilla de Valladolid se ha convertido en pionero en Castilla y León con su proyecto “cultura sin barreras”. Quieren que sus espectáculos realizados por personas con discapacidad abran las miras de la gente respecto a la flexibilidad, la tolerancia y el respeto.

El MNAC por su parte ha elegido “Miró a oscuras” para hacer la clausura de su exposición “Maniobra de Perejaume”. 5 personas invidentes leen textos de Miró como reflexión hacia “un arte que se pueda tocar”, y a la vez elogio al sentido del tacto que estrecha nuestra relación con el mundo.

Finalmente el Museo del Prado ha puesto en marcha “hoy toca el Prado”. Es la primera exposición destinada a acercar el arte pictórico a personas ciegas. Son 6 imágenes, provenientes de diferentes géneros artísticos, reproducidas en relieve mediante una técnica que aporta textura y volumen a la obra. Es la primera vez que el Museo del Prado está detrás de una iniciativa de este tipo, con la cobertura mediática que esto supone.

Son todas estas iniciativas que no sólo buscan llevar la cultura a grupos de discapacitados, sino también aumentar nuestra sensibilidad y empatía al respecto de su problemática.

Porque la cultura (y no sólo la cultura) debe estar al alcance de todos. Y es necesario fomentar una nueva conciencia en este sentido.

catedral gótica

El espacio se transforma

Se ha repetido mucho que, frente las crisis, hay que ofrecer creatividad. Esto es también así en el mundo de la decoración, comercial y en los espacios privados.

Así se han decidido “reinventar” usos para éstos.  El espacio es flexible según en el momento y la necesidad. Y debe ser un lugar donde aplicar la creatividad.

Ya no es sólo un tema de pop up o tiendas efímeras sino incluso de edificios que cambian de uso. Y lo hacen radicalmente.

#1
De catedral a librería. En Zollen (Holanda) han convertido una catedral gótica del siglo XV en una librería. Eso si respetando el órgano, las vidrieras, la decoración de los techos y otros elementos característicos. Se trata de una iglesia de 700 m2 transformada por el estudio de arquitectura BK architekten. Una nueva muestra de como jugar con los espacios.

#2
También la vivienda está sufriendo esta transformación La demanda de vivienda de las familias se inclina cada vez más a favor de pisos más pequeños. Ello implica por tanto la capacidad de ser más creativos, aprovechando el espacio, transformándolo o haciéndolo más flexible: compatibilizando usos o estableciendo propuestas cambiantes, recuperando espacios sin uso o infrautilizados…. Y es que en el mundo de la decoración en casa se centra hoy más en la imaginación y empeño que presupuesto.
La compañía española StreetBox, experta en el reciclado y rediseño de contenedores, ha puesto en marcha una nueva idea. Su propuesta es el uso de contenedores de transporte marítimo como hogares. Esto permite a las casas crecer o reducirse según el presupuesto o los condicionantes vitales. La idea es una casa evolutiva que crece o se reduce al ritmo que lo hace la familia: un hijo que vuelve, otro que se va a vivir fuera… Es el fin de los espacios abandonados.