now poble nou

“Humanos” de Barcelona

Ya hace un cierto tiempo que hablamos del factor humano como concepto que engloba muchos de los nuevos cambios de comportamiento que se están produciendo en la sociedad actual.

Este factor humano se caracterizaba por un nuevo foco en la persona y en su capacidad y potencial individual. Ahora, distintas manifestaciones culturales en la ciudad de Barcelona vuelven a poner el acento en esa “humanidad”.

Ya hace unos meses que se puso en marcha la iniciativa Now Poble Nou. Busca mostrar el espíritu único del barrio del Poble Nou, a la vez que mantiene viva la memoria de sus habitantes.

Su propuesta es colocar al individuo como centro del proyecto, en su singularidad y también en su relación con el territorio. Por eso hace una propuesta de street art a partir de los propios habitantes del barrio: pinta caras de vecinos reales en murales de gran formato.

Pero no es sólo eso. Se presenta como un proyecto no sólo artístico, sino también antropológico. La originalidad del mismo está en hablar de la historias personales y de la relación que tienen con esa comunidad y ese espacio que habitan.

LalalaBarcelona es un proyecto similar, aunque en este caso en formato libro de fotografías. Quiere ser un retrato de Barcelona a través de retratos reales de los barceloneses. Según Enric Mestres, su autor, “la mejor manera de describir una ciudad es a través de su paisaje humano”. El proyecto se añade al moviendo “humans of” liderado por humans of New York.

También el Museu de la Historia de la Immigració de Catalunya se ha apuntado a la idea. “Diàlegs sense fronteres” es una muestra fotográfica del artista Joan Tomàs con la colaboración del proyecto social Mescladís, recientemente inaugurada.

La propuesta ha llenado de fotos de vecinos de Sant Adrià de Besòs las patas de un tramo de la c-31 a su paso por la ciudad. Quiere contar las relaciones entre las distintas personas de orígenes diversos que viven en Sant Adrià. 200 fotos que forran 24 pilares y 20 frisos buscando otra manera de retratar la diversidad cultural que existe en la población.

Parece pues que, en una ciudad que busca situarse en primera línea de las “smart cities”, el foco de atención de muchas de sus expresiones se vincula más a su humanidad (o “human cities”)

La innovación de la tecnología y el retorno al espíritu más tradicional de la convivencia y la comunidad no tienen por que ser incompatibles. Una ciudad más smart debe ser también una ciudad más humana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>