Archivo de la etiqueta: compartir

hoy-toca-el-museo-del-prado-1

“Tocar” la cultura

La sociedad quiere hoy ser más integradora con los distintos colectivos. Cada vez más entidades, asociaciones o instituciones dan pasos adelante para ser más respetuosos y sensibles.

La cultura se empieza a mostrar especialmente preocupada en este sentido. Como el deporte, el ocio o la arquitectura busca ser accesible para todos. Quiere convertirse en una cultura sin barreras.

Son diversas las iniciativas en este sentido. La biblioteca Mercè Rodoreda de Barcelona ha puesto en marcha un servicio de préstamo y lectura a domicilio. Así personas con problemas de visión o de movilidad reducida pueden acceder a los libros con la colaboración de personas voluntarias.

Existen además otras instituciones culturales que intentan acercarse a personas con discapacidad comunicativa. Museos, teatros y otros intentan cada vez más mejorar su accesibilidad a través de diversos soportes, como la lengua de signos, el subtitulado o el braille.

El MACBA de Barcelona, por ejemplo ,cuenta con el espacio “Toca el arte” donde el visitante puede tocar y reseguir las obras, gracias a láminas táctiles. El teatro Zorrilla de Valladolid se ha convertido en pionero en Castilla y León con su proyecto “cultura sin barreras”. Quieren que sus espectáculos realizados por personas con discapacidad abran las miras de la gente respecto a la flexibilidad, la tolerancia y el respeto.

El MNAC por su parte ha elegido “Miró a oscuras” para hacer la clausura de su exposición “Maniobra de Perejaume”. 5 personas invidentes leen textos de Miró como reflexión hacia “un arte que se pueda tocar”, y a la vez elogio al sentido del tacto que estrecha nuestra relación con el mundo.

Finalmente el Museo del Prado ha puesto en marcha “hoy toca el Prado”. Es la primera exposición destinada a acercar el arte pictórico a personas ciegas. Son 6 imágenes, provenientes de diferentes géneros artísticos, reproducidas en relieve mediante una técnica que aporta textura y volumen a la obra. Es la primera vez que el Museo del Prado está detrás de una iniciativa de este tipo, con la cobertura mediática que esto supone.

Son todas estas iniciativas que no sólo buscan llevar la cultura a grupos de discapacitados, sino también aumentar nuestra sensibilidad y empatía al respecto de su problemática.

Porque la cultura (y no sólo la cultura) debe estar al alcance de todos. Y es necesario fomentar una nueva conciencia en este sentido.

ikea adopcion

¿Comprar?… o… ¿adoptar?

Se extiende cada vez más en nuestra sociedad una mayor sensibilidad hacia el mundo de los animales y sus derechos.

A pesar de ello, todavía muchos siguen considerando a perros y gatos casi como objetos que regalar a los niños por Navidad. Las tiendas de animales se llenan en esa época como si fueran jugueterías. Y algunas de esas mascotas son abandonadas en cuanto dejan de ser cachorros o llega el verano y son un engorro. No podemos obviar que España es el país europeo que más animales abandona: hasta 150.000 acaban cada año en las carreteras. Eso supone unos 400 al día.

Porque un animal no es un objeto: tener una mascota exige una dedicación, una responsabilidad y un compromiso.

A pesar de ello, poco a poco se va produciendo un cambio de mentalidad sobre lo que significa tener una mascota. Y el valor que se le da a esta. Algunos criadores (pocos todavía) directamente ya no venden cachorros en Navidad o como regalo de cumpleaños.

Surgen además algunas voces que tratan de concienciar a la sociedad al respecto. El grupo animalista Alba Kids junto a la FAPAM (Federación de las Asociaciones de la comunidad de Madrid) han aprovechado estas Navidades para lanzar una campaña. Bajo el lema “No Regales Abandono” buscaba frenar esa compra compulsiva y caprichosa que se produce en esa época. Publicaron un spot en youtube que obtuvo más de 40.000 visitas en los 3 primeros días. También hicieron un acción perfomance en Madrid y crearon una web especial sobre el tema.

Otros países demuestran estar mucho más avanzados en el tema. Ikea Singapur, por ejemplo, lanzó una iniciativa para fomentar la adopción de perros abandonados. Dentro de la propia tienda se incluían perros de cartón a tamaño real, con imágenes de perros para cada uno de los espacios propuestos. Una manera de demostrar que tu casa, y los muebles de Ikea, se ven mejor con un perro dentro de ella.

En EE.UU., un hotel de Carolina del Norte da la bienvenida a sus huéspedes en compañía de un perro que se ofrece para ser adoptado. El Aloft Hotel de Asheville es el único hotel que permite adoptar perros y que además lo fomenta.

Todavía falta mucho para que cosas como esa ocurran aquí. De hecho, en muchos hoteles y establecimientos ni siquiera se admite su presencia. Pero de momento parece que la sensibilidad y los comportamientos están empezando a cambiar en este sentido.

Si las cifras dicen que 1 de cada 3 españoles da más importancia a su mascota que a sus amigos, esperemos que eso se demuestre también en su comportamiento hacia ella.

Las propias palabras ya dicen mucho: se compran cosas, se adoptan seres vivos.

casa por el tejado

Smart Áticos

La nueva palabra de moda en el mundo de la gestión de las ciudades es “smart city”. Se trata de un concepto que ya está en boca de todos. Sin, embargo pocos conocen o saben explicar qué supone esta nueva realidad entre los ciudadanos.

La ciudad de Barcelona ha hecho una apuesta clara por el mundo smart.  Para ello destina diferentes recursos de cara a hallar soluciones innovadoras en movilidad, e-administración, medio ambiente, etc.

Pero, sobre todo, es importante trasladar esta apuesta a la ciudadanía. Bajo el paraguas “Barcelona Smart City” se quiere comunicar a los barceloneses la importancia estratégica de todo esto. Una propuesta que tiene mucho que ver con la optimización de la calidad de vida: una ciudad más smart es una ciudad más humana.

Pero no basta con eso. Deben ser también las pequeñas iniciativas privadas las que tiren de este carro. Para los ciudadanos de a pie la mejor manera de experimentar una “smart city” es entrar en contacto directo con ella, a pequeña escala.

Por eso nos ha llamado la atención un pequeño proyecto relacionado con la habitabilidad. La casa por el tejado nació en 2013 y ya tiene a día de hoy 17 obras en ejecución. Trabaja fundamentalmente en Madrid Norte y Barcelona.

Han creado, por ejemplo, el proyecto de “Smart Áticos” para el barrio del Eixample. Diseñan y construyen áticos sobre edificios ya existentes. Su propuesta es completarlos, para aprovechar las infraestructuras y reducir impactos. Así dicen mejorar el paisaje urbano ya que aumentan su diversidad, reducen el calentamiento de las cubiertas, y optimizan el consumo de energía.

Las viviendas son ecológicas y hechas a medida. Utilizan materiales de bajo impacto, que además se idean para aprovechar el agua de lluvia, alojar huertos y compostar residuos. Se trata, además, de obras mínimas en tiempo y complejidad.

Un ejemplo no sólo de las propuestas de las nuevas “smart cities”, sino de una nueva arquitectura que busca aprovechar y optimizar recursos, y es más respetuosa que nunca con su entorno. Hemos pasado de la arquitectura espectáculo a la arquitectura sensible.

consumo navidad

Otro consumo por Navidad.

Las Navidades son un buen momento para poner a prueba nuestra postura consumista.

Es en esta época del año donde derroche y despilfarro se multiplican, a muchos de nosotros nos parece invadir una especie de ansia por comprar mucho y comprar de todo.

Pero poco a poco, una nueva sensibilidad social respecto al consumo se instaura. Para algunos, las cosas están cambiando en este sentido, y la Navidad es un momento clave para poner a prueba este cambio de hábitos.

Diferentes evidencias nos muestran cómo está nueva sensibilidad va calando cada vez más entre nosotros.

Por una parte, se están multiplicando en las redes sociales los mensajes para apoyar a los pequeños comercios, a los artesanos etc. La idea que propagan es que el dinero llegue a las personas comunes y no a las grandes empresas multinacionales.

Y, por otra, algunas multinacionales también se han apuntado a fomentar un consumo más responsable y sobretodo más sensible. Ikea ha presentado “la otra carta”. Esta campaña argumenta que los niños suelen tener demasiados juguetes, pero que lo que realmente quieren es compartir más tiempo con sus padres. Cierra diciendo que “la navidad nos desamuebla la cabeza y nada mejor que el hogar para volverla a amueblar”.

Muchos van incluso más allá y basan su propuesta en la idea de que consumir menos es también vivir mejor. Porque cada vez son más las voces que claman por una sociedad menos consumista y más consciente.

El blog “alterconsumismo“ de El País hace una llamada en este sentido. Esta plataforma defiende el comercio justo y el consumo responsable, ético y por ello propone 11 ideas “alter-consumistas” para regalar y disfrutar en Navidad.

Ofrece alternativas para la comida, como ajustarse a los productos de temporada y acudir a las guías para el consumo sostenible de marisco y de pescado.

También, y especialmente, aporta ideas para los regalos. Para empezar no tienen por qué ser objetos, ni siquiera tienen que ser comprados. Y para los pequeños se pueden también consultar las posibilidades que ofrece La Revista Opcions para la compra consciente de juguetes. Hasta los envoltorios pueden elegirse sobre estos criterios para que sean, por ejemplo, reutilizables.

Son algunas propuestas para salir de la inercia del consumismo desatado al que nos llevan estas fiestas. Muestran pequeños cambios de comportamiento que pueden sentar las bases de un cambio de hábitos durante todo el año. Porque una sociedad más feliz no es necesariamente la que más consume.

 

el mejor premio

compartir en la ciudad humana.

Justo ayer miércoles se conocía la nueva campaña de Lotería para estas navidades.

Se trata de una idea de la agencia Leo Burnett realizada por Santiago Zannou (director de la película “El truco del manco”). Se basa en el concepto de que lo mejor de obtener un premio es poder ser capaz de compartirlo.

Además del spot se ha creado una web  donde se pueden ver más historias de diferentes vecinos del barrio “premiado”. Son historias que siempre se mueven alrededor del bar de Antonio, centro de la vida social del mismo.

Así hemos pasado de un spot con famosos que cantaban un villancico, a una nueva propuesta con héroes anónimos que conviven y que comparten.

En Labrand, hace ya casi un año hablábamos de la “ciudad humana”, como ese nuevo fenómeno donde se redescubre el espíritu de comunidad. En las ciudades humanas, las personas toman la centralidad en su entorno y recuperan la vida en común. A partir de ahí se teje una red de relaciones: se vive, se convive, se comparte y se ayuda. El auge de ese sentido de comunidad lleva al fomento de la vida de barrio.

Y ese resurgir de la vida de barrio lleva a la recuperación de espacios públicos y a la consolidación de puntos de encuentro para sus gentes, como es en este caso el bar de Antonio.

Nos encanta que Lotería y Apuestas del Estado haya “apostado” (y valga la redundancia) por uno de estos fenómenos que, desde Labrand, subrayábamos como emergente hace sólo unos meses.

En cambio, no nos convence que no optaran también por  “la empresa humana”.  Este fenómeno es el que quiere definir como las empresas están cambiando hacia un comportamiento más ético, más honesto, más transparente. Y en este caso no ha sido así.

El director de fotografía Jon D. Domínguez denuncia en su blog personal que la agencia de publicidad Leo Burnett y la productora RCR Films, le pidieron ayuda para ganar la adjudicación de la campaña para el sorteo de 2014 y después se olvidaron de él una vez conseguido el millonario contrato.

Una pena que reflejar esa ciudad humana no se haga desde una empresa humana. O que esas empresas no se hagan eco del concepto que utilizaron en su spot, basado en la importancia de compartir.

social toys

Aprendiendo a compartir

Se habla mucho del desarrollo de la economía colaborativa. Es éste un consumo en el que compartir es vivir y va en beneficio de todos. O de casi todos, pensarán los taxistas…

Nos encontramos pues con una nueva economía entre personas. Y eso va más allá de crear una redes de consumo que favorezcan a los ciudadanos, permitiéndoles obtener mejores precios o un mayor rendimiento de sus pertenencias.

Por qué también está surgiendo una nueva relación entre las personas y dentro de las comunidades. El nuevo ciudadano valora cada vez más compartir, y no sólo para obtener beneficio económico de ello. El auge de los bancos del tiempo y de las iniciativas de intercambio de favores son una muestra clara en este sentido.

Y es que compartir es también disfrutar conjuntamente de espacios, momentos y objetos. Por ejemplo cada vez más se recuperan las calles y los espacio público como espacios comunes para el uso y disfrute de sus vecinos.

Por eso nos gusta una curiosa iniciativa de la Juguetería del barrio de Gràcia Bateau Lune. Bajo el nombre de “Social Toys” han colocada una caja con juguetes en la puerta de la tienda. Su idea es que los niños los cojan cuando quieran y jueguen con ellos en la plaza. Buscan que así empiecen a socializar, a compartir y a respetar las cosas.

Son pues juguetes para aprender a compartir.