Archivo de la etiqueta: convivir

cuestion de formas

Cuidando las formas

No es la primera vez que desde aquí hablamos de la desconfianza existente entre la ciudadanía y el sistema político. Existe una creciente lejanía entre las personas y los líderes políticos que, una vez más y con motivo del Debate Sobre el Estado de la Nación, se ha vuelto a manifestar.

Y ya no se trata sólo de una cuestión ideológica, ni siquiera de corrupción o de falta de transparencia: ahora es un tema de formas.

Mientras la sociedad civil crea redes de apoyo entre personas y consolida nuevas fórmulas que favorecen el sentir de comunidad y el respeto, los políticos se enfrentan a cara de perro.

A pie de calle se piden modales para fomentar la convivencia entre todos. En Valladolid, por ejemplo, un bar ha colocado un cartel donde los precios del café varían en función de la educación con la que se pide. En Quart, Girona, existen otras señales para pedir a los usuarios del carril bici que se saluden al pasar. Jordi Arau, su impulsor, dice que así aumentará la cordialidad entre la comunidad formada por los ciclistas, los deportistas y amantes de la naturaleza.

En cambio, todo un presidente de gobierno llama “patético” al líder de la oposición y añade “no vuelva usted por aquí a hacer o decir nada”. Se trata de un comentario, entre otros muchos, que pone en evidencia una falta de respeto, y prepotencia hacia el resto.

Al mismo tiempo, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados da ejemplo sobre cómo presidir la sesión más importante del año en la cámara baja. Así, mientras los estudiantes tienen prohibido utilizar tablets o smartphones en las aulas, la vicepresidenta se entretiene jugando al Candy Crush en el debate sobre el estado de la nación.

Algunos medios han convertido, incluso, esta anécdota en una metáfora que escenifica el poco interés, incluso el aburrimiento, que genera entre nuestra clase política la situación del país. Es una nueva muestra de cómo se sitúan en una burbuja de cristal ajena a los problemas de su gente.

Parece que, una vez más, las personas anónimas estamos dando una lección sobre cómo comportarse a los grandes líderes que rigen el destino de nuestro país. Porque la desconfianza no es sólo cuestión de fondo, sino también de formas. Y todo eso sin comentar el famoso “caloret” de Rita Barberà.

ikea adopcion

¿Comprar?… o… ¿adoptar?

Se extiende cada vez más en nuestra sociedad una mayor sensibilidad hacia el mundo de los animales y sus derechos.

A pesar de ello, todavía muchos siguen considerando a perros y gatos casi como objetos que regalar a los niños por Navidad. Las tiendas de animales se llenan en esa época como si fueran jugueterías. Y algunas de esas mascotas son abandonadas en cuanto dejan de ser cachorros o llega el verano y son un engorro. No podemos obviar que España es el país europeo que más animales abandona: hasta 150.000 acaban cada año en las carreteras. Eso supone unos 400 al día.

Porque un animal no es un objeto: tener una mascota exige una dedicación, una responsabilidad y un compromiso.

A pesar de ello, poco a poco se va produciendo un cambio de mentalidad sobre lo que significa tener una mascota. Y el valor que se le da a esta. Algunos criadores (pocos todavía) directamente ya no venden cachorros en Navidad o como regalo de cumpleaños.

Surgen además algunas voces que tratan de concienciar a la sociedad al respecto. El grupo animalista Alba Kids junto a la FAPAM (Federación de las Asociaciones de la comunidad de Madrid) han aprovechado estas Navidades para lanzar una campaña. Bajo el lema “No Regales Abandono” buscaba frenar esa compra compulsiva y caprichosa que se produce en esa época. Publicaron un spot en youtube que obtuvo más de 40.000 visitas en los 3 primeros días. También hicieron un acción perfomance en Madrid y crearon una web especial sobre el tema.

Otros países demuestran estar mucho más avanzados en el tema. Ikea Singapur, por ejemplo, lanzó una iniciativa para fomentar la adopción de perros abandonados. Dentro de la propia tienda se incluían perros de cartón a tamaño real, con imágenes de perros para cada uno de los espacios propuestos. Una manera de demostrar que tu casa, y los muebles de Ikea, se ven mejor con un perro dentro de ella.

En EE.UU., un hotel de Carolina del Norte da la bienvenida a sus huéspedes en compañía de un perro que se ofrece para ser adoptado. El Aloft Hotel de Asheville es el único hotel que permite adoptar perros y que además lo fomenta.

Todavía falta mucho para que cosas como esa ocurran aquí. De hecho, en muchos hoteles y establecimientos ni siquiera se admite su presencia. Pero de momento parece que la sensibilidad y los comportamientos están empezando a cambiar en este sentido.

Si las cifras dicen que 1 de cada 3 españoles da más importancia a su mascota que a sus amigos, esperemos que eso se demuestre también en su comportamiento hacia ella.

Las propias palabras ya dicen mucho: se compran cosas, se adoptan seres vivos.

casa por el tejado

Smart Áticos

La nueva palabra de moda en el mundo de la gestión de las ciudades es “smart city”. Se trata de un concepto que ya está en boca de todos. Sin, embargo pocos conocen o saben explicar qué supone esta nueva realidad entre los ciudadanos.

La ciudad de Barcelona ha hecho una apuesta clara por el mundo smart.  Para ello destina diferentes recursos de cara a hallar soluciones innovadoras en movilidad, e-administración, medio ambiente, etc.

Pero, sobre todo, es importante trasladar esta apuesta a la ciudadanía. Bajo el paraguas “Barcelona Smart City” se quiere comunicar a los barceloneses la importancia estratégica de todo esto. Una propuesta que tiene mucho que ver con la optimización de la calidad de vida: una ciudad más smart es una ciudad más humana.

Pero no basta con eso. Deben ser también las pequeñas iniciativas privadas las que tiren de este carro. Para los ciudadanos de a pie la mejor manera de experimentar una “smart city” es entrar en contacto directo con ella, a pequeña escala.

Por eso nos ha llamado la atención un pequeño proyecto relacionado con la habitabilidad. La casa por el tejado nació en 2013 y ya tiene a día de hoy 17 obras en ejecución. Trabaja fundamentalmente en Madrid Norte y Barcelona.

Han creado, por ejemplo, el proyecto de “Smart Áticos” para el barrio del Eixample. Diseñan y construyen áticos sobre edificios ya existentes. Su propuesta es completarlos, para aprovechar las infraestructuras y reducir impactos. Así dicen mejorar el paisaje urbano ya que aumentan su diversidad, reducen el calentamiento de las cubiertas, y optimizan el consumo de energía.

Las viviendas son ecológicas y hechas a medida. Utilizan materiales de bajo impacto, que además se idean para aprovechar el agua de lluvia, alojar huertos y compostar residuos. Se trata, además, de obras mínimas en tiempo y complejidad.

Un ejemplo no sólo de las propuestas de las nuevas “smart cities”, sino de una nueva arquitectura que busca aprovechar y optimizar recursos, y es más respetuosa que nunca con su entorno. Hemos pasado de la arquitectura espectáculo a la arquitectura sensible.

now poble nou

“Humanos” de Barcelona

Ya hace un cierto tiempo que hablamos del factor humano como concepto que engloba muchos de los nuevos cambios de comportamiento que se están produciendo en la sociedad actual.

Este factor humano se caracterizaba por un nuevo foco en la persona y en su capacidad y potencial individual. Ahora, distintas manifestaciones culturales en la ciudad de Barcelona vuelven a poner el acento en esa “humanidad”.

Ya hace unos meses que se puso en marcha la iniciativa Now Poble Nou. Busca mostrar el espíritu único del barrio del Poble Nou, a la vez que mantiene viva la memoria de sus habitantes.

Su propuesta es colocar al individuo como centro del proyecto, en su singularidad y también en su relación con el territorio. Por eso hace una propuesta de street art a partir de los propios habitantes del barrio: pinta caras de vecinos reales en murales de gran formato.

Pero no es sólo eso. Se presenta como un proyecto no sólo artístico, sino también antropológico. La originalidad del mismo está en hablar de la historias personales y de la relación que tienen con esa comunidad y ese espacio que habitan.

LalalaBarcelona es un proyecto similar, aunque en este caso en formato libro de fotografías. Quiere ser un retrato de Barcelona a través de retratos reales de los barceloneses. Según Enric Mestres, su autor, “la mejor manera de describir una ciudad es a través de su paisaje humano”. El proyecto se añade al moviendo “humans of” liderado por humans of New York.

También el Museu de la Historia de la Immigració de Catalunya se ha apuntado a la idea. “Diàlegs sense fronteres” es una muestra fotográfica del artista Joan Tomàs con la colaboración del proyecto social Mescladís, recientemente inaugurada.

La propuesta ha llenado de fotos de vecinos de Sant Adrià de Besòs las patas de un tramo de la c-31 a su paso por la ciudad. Quiere contar las relaciones entre las distintas personas de orígenes diversos que viven en Sant Adrià. 200 fotos que forran 24 pilares y 20 frisos buscando otra manera de retratar la diversidad cultural que existe en la población.

Parece pues que, en una ciudad que busca situarse en primera línea de las “smart cities”, el foco de atención de muchas de sus expresiones se vincula más a su humanidad (o “human cities”)

La innovación de la tecnología y el retorno al espíritu más tradicional de la convivencia y la comunidad no tienen por que ser incompatibles. Una ciudad más smart debe ser también una ciudad más humana.

 

el mejor premio

compartir en la ciudad humana.

Justo ayer miércoles se conocía la nueva campaña de Lotería para estas navidades.

Se trata de una idea de la agencia Leo Burnett realizada por Santiago Zannou (director de la película “El truco del manco”). Se basa en el concepto de que lo mejor de obtener un premio es poder ser capaz de compartirlo.

Además del spot se ha creado una web  donde se pueden ver más historias de diferentes vecinos del barrio “premiado”. Son historias que siempre se mueven alrededor del bar de Antonio, centro de la vida social del mismo.

Así hemos pasado de un spot con famosos que cantaban un villancico, a una nueva propuesta con héroes anónimos que conviven y que comparten.

En Labrand, hace ya casi un año hablábamos de la “ciudad humana”, como ese nuevo fenómeno donde se redescubre el espíritu de comunidad. En las ciudades humanas, las personas toman la centralidad en su entorno y recuperan la vida en común. A partir de ahí se teje una red de relaciones: se vive, se convive, se comparte y se ayuda. El auge de ese sentido de comunidad lleva al fomento de la vida de barrio.

Y ese resurgir de la vida de barrio lleva a la recuperación de espacios públicos y a la consolidación de puntos de encuentro para sus gentes, como es en este caso el bar de Antonio.

Nos encanta que Lotería y Apuestas del Estado haya “apostado” (y valga la redundancia) por uno de estos fenómenos que, desde Labrand, subrayábamos como emergente hace sólo unos meses.

En cambio, no nos convence que no optaran también por  “la empresa humana”.  Este fenómeno es el que quiere definir como las empresas están cambiando hacia un comportamiento más ético, más honesto, más transparente. Y en este caso no ha sido así.

El director de fotografía Jon D. Domínguez denuncia en su blog personal que la agencia de publicidad Leo Burnett y la productora RCR Films, le pidieron ayuda para ganar la adjudicación de la campaña para el sorteo de 2014 y después se olvidaron de él una vez conseguido el millonario contrato.

Una pena que reflejar esa ciudad humana no se haga desde una empresa humana. O que esas empresas no se hagan eco del concepto que utilizaron en su spot, basado en la importancia de compartir.

IMG_1503

El Factor Humano

Hace ya casi un año que Labrand empezó a hablar del “factor humano” como fenómeno que englobaba los diferentes cambios de comportamiento que se están produciendo a nuestro alrededor.

El factor humano se caracteriza por un nuevo foco hacia las personas. Esta nueva sensibilidad nace debido a la desconfianza hacia las grandes instituciones (políticas, sociales, económicas etc.). Y esta falta de confianza se vuelve todavía mayor hacia la labor de las administraciones públicas, diezmadas por los recortes y desprestigiadas por los casos de corrupción.

Frente a esto, aparece una nueva apuesta hacia el potencial individual de cada uno y hacia la capacidad de colaboración entre las personas.

Es por eso que nos resultó especialmente interesante el pasado viernes la emisión del programa de La Sexta Columna “Este cuento no se acaba” (viernes 24 octubre) donde de alguna manera relatos personales ponían en evidencia este “factor humano”.

El punto de partida es el supuesto final de la crisis anunciado por el gobierno y cómo personas en situaciones diversas viven este momento. Así, aparecen parados, personas en riesgo de exclusión, madres con hijos dependientes, afectados por las preferentes, colaboradores de la PAH, organizadores del Banco de Alimentos, trabajadores que se han ido al extranjero, etc.

Son pequeñas historias de personajes variados. Muchas de sus vivencias ponen de manifiesto la existencia de esta nueva alternativa como vía de salida ante situaciones de dificultad. Sus oportunidades se generan gracias a iniciativas particulares de personas anónimas o a la creación de redes de apoyo entre personas. Como dice uno de los que interviene en el reportaje: “la solidaridad durante la crisis ha crecido como nunca”.

Esta nueva sensibilidad social ofrece durante el programa nuevas evidencias de estos nuevos comportamientos que favorecen la solidaridad, la convivencia y el sentimiento de comunidad. En otras palabras son nuevos signos del asentamiento de este “factor humano”.

 

happy cooking

Como en casa

Como decíamos en el último post, igual que aumenta la interacción con las comunidades, hay una creciente búsqueda de alojamientos turísticos donde sentirse como en casa. La explosión de plataformas como airbnb es una clara muestra de este fenómeno. También la fórmula de intercambio de casas crece sin parar, gracias en parte al ahorro que supone y a las facilidades que da internet en este sentido.

Hace un par de años, desde Labrand trabajamos en la estrategia de marca y posicionamiento de Casa Gracia. Se trata de un hostel de nueva generación, cuyo valor diferencial no es sólo ofrecer una gran cantidad de actividades de socialización. Va más allá: su propuesta es hacer sentir a sus “huéspedes” (que no clientes) como en casa. Y así lo afirman en su slogan: “your casa awayfrom home”.

Pero ya no se buscan sólo los precios más ajustados que ofrecen hostels o apartamentos. Se trata de encontrar una nueva sensibilidad dirigida hacia el trato más personal y humano. Y también la integración con su entorno más inmediato: el barrio de Gracia de Barcelona; con las personas, los comercios, las asociaciones,… Los huéspedes de Casa Gracia entran a formar parte del propio barrio a través de las acciones y actividades realizadas con estos colectivos y los huéspedes. Y pasan a sentirse como un local más.

La cadena hotelera Room Mate es un ejemplo en este sentido. Además de denominar sus hoteles con nombre de personas (Óscar, Mario, Alicia, Laura,…), ahora ha dado un paso más allá. Ha creado Be Mate, una plataforma online que nace con el objetivo de crear una comunidad entre viajeros y dueños de hoteles y apartamentos. “Ante el inmovilismo del sector y la permanente crítica a nuevas formas de alojamiento turístico, nosotros hemos querido acercarnos al cliente” dicen desde Room Mate.

También el servicio de La Casa de mis Primos de Nueva York se orienta hacia esta mayor proximidad e incluso intimidad. Se pretende cuidar al cliente como si fuera de la familia, “Before, During and After”. Se dan recomendaciones y consejos para preparar el viaje. Y una vez allí, el personal se comporta como un verdadero anfitrión, enseñándole el barrio y proporcionándole consejos diarios a través de Whatsapp, etc.

Finalmente, y quizás por la aparición de las ofertas de cenas en casas de particulares, también los restaurantes se mueven en esta línea. Ahora se lleva la decoración hogareña y la cocina casera. El objetivo es, otra vez, hacer sentir a los comensales que están en el salón de la casa de un amigo.

Así vemos cómo cada vez más, lo casero y hogareño son la referencia. Viajamos, curiosamente, para sentirnos como en casa.

hablen

El factor humano

Ahora en Labrand publicamos un nuevo informe sobre cambios de comportamiento de cara a este año. Su título “el factor humano”.

Este “factor humano” se caracteriza por un nuevo foco hacia las personas, hacia la cualidad de lo humano. Y con ello un nueva forma de ser que favorece el contacto y la convivencia.

Por eso crece el número de sitios donde esa “humanidad” se antepone a la tecnología y a la virtualidad. En España un 9% de los internautas entre 16 y 45 años se declaran hoy insumisos de las redes sociales. Surgen hoteles “sin cobertura” que ofrecen una experiencia más completa, más vivida.

Y hasta los bares hacen bandera de no tener wifi. Por que lo importante, como declaran en sus paredes, es hablar entre las personas. Y es que cada vez más el factor humano está en todas partes.