Archivo de la etiqueta: optimizar

casa por el tejado

Smart Áticos

La nueva palabra de moda en el mundo de la gestión de las ciudades es “smart city”. Se trata de un concepto que ya está en boca de todos. Sin, embargo pocos conocen o saben explicar qué supone esta nueva realidad entre los ciudadanos.

La ciudad de Barcelona ha hecho una apuesta clara por el mundo smart.  Para ello destina diferentes recursos de cara a hallar soluciones innovadoras en movilidad, e-administración, medio ambiente, etc.

Pero, sobre todo, es importante trasladar esta apuesta a la ciudadanía. Bajo el paraguas “Barcelona Smart City” se quiere comunicar a los barceloneses la importancia estratégica de todo esto. Una propuesta que tiene mucho que ver con la optimización de la calidad de vida: una ciudad más smart es una ciudad más humana.

Pero no basta con eso. Deben ser también las pequeñas iniciativas privadas las que tiren de este carro. Para los ciudadanos de a pie la mejor manera de experimentar una “smart city” es entrar en contacto directo con ella, a pequeña escala.

Por eso nos ha llamado la atención un pequeño proyecto relacionado con la habitabilidad. La casa por el tejado nació en 2013 y ya tiene a día de hoy 17 obras en ejecución. Trabaja fundamentalmente en Madrid Norte y Barcelona.

Han creado, por ejemplo, el proyecto de “Smart Áticos” para el barrio del Eixample. Diseñan y construyen áticos sobre edificios ya existentes. Su propuesta es completarlos, para aprovechar las infraestructuras y reducir impactos. Así dicen mejorar el paisaje urbano ya que aumentan su diversidad, reducen el calentamiento de las cubiertas, y optimizan el consumo de energía.

Las viviendas son ecológicas y hechas a medida. Utilizan materiales de bajo impacto, que además se idean para aprovechar el agua de lluvia, alojar huertos y compostar residuos. Se trata, además, de obras mínimas en tiempo y complejidad.

Un ejemplo no sólo de las propuestas de las nuevas “smart cities”, sino de una nueva arquitectura que busca aprovechar y optimizar recursos, y es más respetuosa que nunca con su entorno. Hemos pasado de la arquitectura espectáculo a la arquitectura sensible.