Archivo de la etiqueta: respeto

cuestion de formas

Cuidando las formas

No es la primera vez que desde aquí hablamos de la desconfianza existente entre la ciudadanía y el sistema político. Existe una creciente lejanía entre las personas y los líderes políticos que, una vez más y con motivo del Debate Sobre el Estado de la Nación, se ha vuelto a manifestar.

Y ya no se trata sólo de una cuestión ideológica, ni siquiera de corrupción o de falta de transparencia: ahora es un tema de formas.

Mientras la sociedad civil crea redes de apoyo entre personas y consolida nuevas fórmulas que favorecen el sentir de comunidad y el respeto, los políticos se enfrentan a cara de perro.

A pie de calle se piden modales para fomentar la convivencia entre todos. En Valladolid, por ejemplo, un bar ha colocado un cartel donde los precios del café varían en función de la educación con la que se pide. En Quart, Girona, existen otras señales para pedir a los usuarios del carril bici que se saluden al pasar. Jordi Arau, su impulsor, dice que así aumentará la cordialidad entre la comunidad formada por los ciclistas, los deportistas y amantes de la naturaleza.

En cambio, todo un presidente de gobierno llama “patético” al líder de la oposición y añade “no vuelva usted por aquí a hacer o decir nada”. Se trata de un comentario, entre otros muchos, que pone en evidencia una falta de respeto, y prepotencia hacia el resto.

Al mismo tiempo, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados da ejemplo sobre cómo presidir la sesión más importante del año en la cámara baja. Así, mientras los estudiantes tienen prohibido utilizar tablets o smartphones en las aulas, la vicepresidenta se entretiene jugando al Candy Crush en el debate sobre el estado de la nación.

Algunos medios han convertido, incluso, esta anécdota en una metáfora que escenifica el poco interés, incluso el aburrimiento, que genera entre nuestra clase política la situación del país. Es una nueva muestra de cómo se sitúan en una burbuja de cristal ajena a los problemas de su gente.

Parece que, una vez más, las personas anónimas estamos dando una lección sobre cómo comportarse a los grandes líderes que rigen el destino de nuestro país. Porque la desconfianza no es sólo cuestión de fondo, sino también de formas. Y todo eso sin comentar el famoso “caloret” de Rita Barberà.

formar de otra manera

Formar de otra manera

La entrada de la imaginación y la proactividad en la enseñanza no se reduce sólo a los primeros ciclos de educación infantil. Al igual que surgen alternativas de cursos, talleres o coaching para adultos en este sentido, también aparece una nueva sensibilidad para fomentar la creatividad en los ciclos medios y secundarios.

En esta línea, son cada vez más los centros que apuestan por modelos educativos en los que los alumnos se preparan para asumir una vida responsable en una sociedad libre, desde la comprensión, el respeto, la tolerancia y la auto-confianza. Todo ello gracias a la utilización de sistemas pedagógicos más progresistas, sin maestros que impogan y con una perspectiva de mayor experimentación.

La mayoría de estos métodos de trabajo alternativos se localizan en centros privados. Se habla, por ejemplo, del Colegio Estudio, basado en la filosofía de la Institución Libre de Enseñanza de despertar la curiosidad del alumno sobre lo que ocurre a su alrededor.

También el método Montessori se enmarca en este acercamiento, potenciando la independencia mental de los niños y su libertad de movimientos y de pensamientos. En este entorno, el profesor es, sobre todo, un guía, un observador que reduce al mínimo sus intervenciones.

El proyecto EBI, por su parte, implementa el denominado Método Lezama. Se trata de un modelo integrador con las personas, basado en la aceptación y respeto de la diversidad y en tratar de sacar lo mejor de cada una, fomentando la autoconfianza y la no-imposición.

Fuera de la enseñanza reglada, los jóvenes también empiezan a buscar alternativas para enriquecer su formación. Son cada vez más los que sienten que el colegio no les aporta las herramientas y habilidades necesarias para afrontar sus problemas e intereses. Algunos tienen la sensación de pasar por una cadena de montaje que no les da pie a potenciar su talento y afrontar los retos de la vida. Con el objetivo de cambiar esta realidad social, la Akademia ofrece un proceso pedagógico basado en la educación emocional. Así, los jóvenes entre 16 y 22 años pueden plantearse sus propias preguntas. La Akademia cuenta con la colaboración de más de 350 voluntarios comprometidos en democratizar la sabiduría de los jóvenes, lo que le permite ofrecer sus cursos de manera gratuita en 15 ciudades españolas.

Se dice que otra forma de aprender es posible. Es una nueva educación basada en la igualdad, la autonomía personal, la tolerancia, la curiosidad y la experimentación.

Y es que es necesario aprender a aprender, pero también aprender a enseñar.

Algunos, como César Bona, un maestro de Zaragoza, ya lo están aplicando. Se ha convertido en el único español entre los finalistas al Global Teacher Prize, considerado poco menos que el “Nobel” de la enseñanza. Bona opina que cada vez más “la gente va a ver que no es una locura trabajar los valores, la empatía, la sensibilidad y las emociones”.

hoy-toca-el-museo-del-prado-1

“Tocar” la cultura

La sociedad quiere hoy ser más integradora con los distintos colectivos. Cada vez más entidades, asociaciones o instituciones dan pasos adelante para ser más respetuosos y sensibles.

La cultura se empieza a mostrar especialmente preocupada en este sentido. Como el deporte, el ocio o la arquitectura busca ser accesible para todos. Quiere convertirse en una cultura sin barreras.

Son diversas las iniciativas en este sentido. La biblioteca Mercè Rodoreda de Barcelona ha puesto en marcha un servicio de préstamo y lectura a domicilio. Así personas con problemas de visión o de movilidad reducida pueden acceder a los libros con la colaboración de personas voluntarias.

Existen además otras instituciones culturales que intentan acercarse a personas con discapacidad comunicativa. Museos, teatros y otros intentan cada vez más mejorar su accesibilidad a través de diversos soportes, como la lengua de signos, el subtitulado o el braille.

El MACBA de Barcelona, por ejemplo ,cuenta con el espacio “Toca el arte” donde el visitante puede tocar y reseguir las obras, gracias a láminas táctiles. El teatro Zorrilla de Valladolid se ha convertido en pionero en Castilla y León con su proyecto “cultura sin barreras”. Quieren que sus espectáculos realizados por personas con discapacidad abran las miras de la gente respecto a la flexibilidad, la tolerancia y el respeto.

El MNAC por su parte ha elegido “Miró a oscuras” para hacer la clausura de su exposición “Maniobra de Perejaume”. 5 personas invidentes leen textos de Miró como reflexión hacia “un arte que se pueda tocar”, y a la vez elogio al sentido del tacto que estrecha nuestra relación con el mundo.

Finalmente el Museo del Prado ha puesto en marcha “hoy toca el Prado”. Es la primera exposición destinada a acercar el arte pictórico a personas ciegas. Son 6 imágenes, provenientes de diferentes géneros artísticos, reproducidas en relieve mediante una técnica que aporta textura y volumen a la obra. Es la primera vez que el Museo del Prado está detrás de una iniciativa de este tipo, con la cobertura mediática que esto supone.

Son todas estas iniciativas que no sólo buscan llevar la cultura a grupos de discapacitados, sino también aumentar nuestra sensibilidad y empatía al respecto de su problemática.

Porque la cultura (y no sólo la cultura) debe estar al alcance de todos. Y es necesario fomentar una nueva conciencia en este sentido.

fruits moches

¿comida fea?

Por reciclaje, en general, entendemos el aprovechamiento de restos y materiales transformándolos en nuevas alternativas. Hoy, la cultura del reciclaje se está extendiendo hacia muchas y diversas esferas.

Por ejemplo, han surgido últimamente con fuerza las iniciativas destinadas al reciclaje de alimentos. En otras palabras, proyectos que buscan luchar contra una sociedad que tira toneladas de comida mientras ve, en el otro extremo, aumentar sus índices de malnutrición.

El despilfarro de alimentos representa un gasto económico y ecológico, y también moral. Por eso crecen los restaurantes que pretenden concienciar a sus comensales sobre este hecho, y sobre la necesidad de pedir con prudencia. Los chef se han convertido en líderes de opinión y aprovechar su visibilidad para esta tema es también una buena idea.

Otros van incluso más allá. Se hacen llamar “activistas de la comida”. El chef Ángel León es el pionero en emplear en su restaurante A Poniente el pescado de descarte. The Daily Table llega a servir entre sus propuestas menús más baratos con ingredientes caducados o a punto de caducar; eso sí, en buen estado.

En Francia, los supermercados Intermarché han puesto en marcha una interesante iniciativa para evitar tirar la comida. Para ello han creado una nueva marca les fruits & légumes moches (traducido las frutas y verduras feas) . Su propuesta es transformar las frutas y las verduras visualmente poco apetecibles en una línea de productos de marca propia de zumos, cremas y sopas. Su línea de comunicación hace énfasis en la necesidad de distinguir la cualidad de “feos” con el hecho de ser perfectamente aptos para el consumo.

Las frutas y las verduras feas tienen ahora cualidades hasta incluso “éticas” y también un precio más competitivo. Este proyecto demuestra una nueva sensibilidad, tanto de la distribución como del propio consumidor hacia este tema.

Es esta misma sensibilidad la que ha llevado a organizar el gran dinar: un almuerzo multitudinario gratuito para concienciar sobre el derroche alimentario. Se trata de una iniciativa pionera en España, inspirada en el movimiento británico feeding the 5000. La primera gran comida preparada íntegramente con alimentos recuperados se celebrará este sábado 22 de noviembre a mediodía en la Plaça dels Àngels de Barcelona con la colaboración de la fundación Alicia.

Otra muestra de que lo feo puede ser también lo más bonito.

social toys

Aprendiendo a compartir

Se habla mucho del desarrollo de la economía colaborativa. Es éste un consumo en el que compartir es vivir y va en beneficio de todos. O de casi todos, pensarán los taxistas…

Nos encontramos pues con una nueva economía entre personas. Y eso va más allá de crear una redes de consumo que favorezcan a los ciudadanos, permitiéndoles obtener mejores precios o un mayor rendimiento de sus pertenencias.

Por qué también está surgiendo una nueva relación entre las personas y dentro de las comunidades. El nuevo ciudadano valora cada vez más compartir, y no sólo para obtener beneficio económico de ello. El auge de los bancos del tiempo y de las iniciativas de intercambio de favores son una muestra clara en este sentido.

Y es que compartir es también disfrutar conjuntamente de espacios, momentos y objetos. Por ejemplo cada vez más se recuperan las calles y los espacio público como espacios comunes para el uso y disfrute de sus vecinos.

Por eso nos gusta una curiosa iniciativa de la Juguetería del barrio de Gràcia Bateau Lune. Bajo el nombre de “Social Toys” han colocada una caja con juguetes en la puerta de la tienda. Su idea es que los niños los cojan cuando quieran y jueguen con ellos en la plaza. Buscan que así empiecen a socializar, a compartir y a respetar las cosas.

Son pues juguetes para aprender a compartir.

dive & sail quirimbas

Destinos para viajeros con valores.

Un consumidor más ético y más sensible demanda también un turismo más ético. Los eco resorts por ejemplo ya son una realidad y en muchos puntos del planeta se puede pernoctar en estos establecimientos que demuestran una cierta sensibilidad hacia el entorno y la sensibilidad.

Pero ahora incluso se va más allá.

Desde hace unos años la asociación sin ánimo de lucro Ethical Travel publica su listado de destinos más recomendados. Se trata de una organización http://www.ethicaltraveler.org/ creada para fomentar que sean los propios viajeros los que puedan cambiar el mundo.

En esta línea también está la apuesta española de Sail & Dive Quirimbas. Se trata de un proyecto para la construcción de centros de vela y buceo en las costas de Tanzania y Mozambique. La propuesta no reside sólo en el respeto al medioambiente y la diversidad sino también en el intercambio con las poblaciones autóctonas. La gente local recibe en estos formación especifica para mejorar sus expectativas laborales. A la vez, enseñan a los visitantes a adentrarse en la tradición de la vela de la zona a través de los dhows o a conocer algo mejor el entorno. Se trata de una iniciativa sin precedentes donde turismo sostenible, desarrollo rural e intercambio cultural van de la mano.

http://www.saildivequirimbas.com/

Una experiencial diferente para gente que busca cosas diferentes